Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Contactar con la SEMALAfiliarse a la SEMAL
Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad
Volver a la página principal
Información sobre la SEMAL
Divulgación sobre Longevidad
Información médica para profesionales

Congresos de la SEMAL

Agenda: Medicina Antienvejecimiento
Revista de la SEMAL
I Congreso de la SEMAL
Miembros de la SEMAL

Ver contenidos para profesionales

 

Información y noticias para profesionales de la Medicina

Científicos italianos encuentran el marcador de la longevidad humana

 

Instituto de Tecnología de California (Caltech)


"Muy breve"; la persona de mayor longevidad conocida en 1995, Jeanne Calment de Francia, que entonces tenía 120 años contestó así cuando le preguntaron qué tipo de futuro preveía (Publicado en la Revista Newsweek de 6 de Marzo de 1995).

Aunque Jeanne Louise Calment murió en 1997 a la edad de 122 años, envidiamos su longevidad. Pero quizás mejor, debemos envidiar la herencia derivada de su madre, sugieren los científicos del Instituto de Tecnología de California. En un estudio de personas no referidas que han vivido un siglo o más, los investigadores encontraron que los centenarios tenían algo en común: eran cinco veces más propensos que la población en general a tener la misma mutación en su DNA mitocondrial (mtDNA).

Esta mutación, sugieren los investigadores, puede proporcionar una ventaja para la supervivencia porque acelera la replicación del mtDNA, y por ello incrementa su posibilidad de reemplazar la porción mtDNA, que ha sido afectada por los avances del envejecimiento.

El estudio fue dirigido por Jin Zhang, Jordi Asin Cayuela y Yuichi Michikawa, estudiantes postdoctorales; Jennifer Fish, científico investigador y Guiseppe Attardi, el profesor de Biología Molecular de Grace C. Steele en el Caltech, junto con colegas de las Universidades de Bolonia y de Calabria en Italia, y del Centro Nacional de investigación sobre envejecimiento de Italia. El trabajo aparece en el número del 4 de febrero de "Proceedings of the National Academy of Sciences".

El DNA mitocondrial es la porción del DNA celular que se localiza en las mitocondrias, los orgánulos que constituyen la "central energética" de la célula. Estos orgánulos capturan la energía liberada de la oxidación de los metabolitos y la convierten en ATP, la molécula energética de la célula. El DNA mitocondrial pasa solamente de la madre a la descendencia. Cada célula humana contiene cientos o, más frecuentemente miles de moléculas de mtDNA.

Se sabe que el mtDNA tiene una alta tasa de mutaciones. Tales mutaciones pueden ser peligrosas, beneficiosas o neutras. En 1999, Attardi y colaboradores descubrieron lo que Attardi denominó una "clara tendencia" en las mutaciones del mtDNA en personas mayores de 65 años. De hecho, en las células de la piel examinadas por los investigadores encontraron que más del 50% de las moléculas de mtDNA habían mutado.

Posteriormente en otro estudio realizado hace dos años, Attardi y colaboradores encontraron cuatro centenarios que mostraban un cambio genético en la denominada región de control principal del mtDNA. Como esta región controla la replicación del DNA, la observación destaca la posibilidad de que algunas mutaciones puedan ampliar la longevidad de la vida.

Ahora, analizando el mtDNA aislado procedente de un grupo de centenarios italianos, los investigadores han encontrado una mutación frecuente en la misma región de control principal. Observando el mtDNA de los leucocitos de un grupo de 52 italianos de edad entre 99 y 106 años, encontraron que el 17% tenía una mutación específica, denominada la transición C150T. Se comparó esta frecuencia con la de 117 personas de menos de 99 años, que era de sólo el 3,4% para la misma mutación.

Para demostrar si la mutación es hereditaria, el equipo estudió células de la piel recogidas de los mismos individuos entre 9 y 19 años de diferencia. En algunos, ambas muestras demostraron que la mutación ya existía mientras que en otros aparecía o era más abundante en los últimos años estudiados. Los resultados sugieren que algunas personas heredan la mutación de su madre mientras que otros la van adquiriendo durante su vida.

La confirmación de que la mutación C150T se puede heredar, se obtuvo mirando muestras de mtDNA de 20 gemelos monocigóticos (esto es, derivado de un mismo huevo) y de 18 dizigóticos (derivados de huevos separados) de entre 60-65 años. Sorprendentemente los investigadores encontraron que el 30% de los gemelos monocigóticos y el 22% de los dizigóticos mostraron la mutación C150T.

"La selección de la mutación C150T en los centenarios sugiere que puede promover la supervivencia", dice Attardi. "Similarmente puede proteger a los gemelos en etapas tempranas de la vida de los efectos de la restricción del crecimiento fetal y del aumento de mortalidad que se asocia con los nacimientos de gemelos".

"Encontramos que la mutación se relaciona con el sitio en el que mtDNA comienza a replicarse, y quizás puede acelerar su replicación, posiblemente permitiendo al individuo afortunado a reemplazar antes las moléculas dañadas." Attardi argumenta que el estudio es el primero que muestra una clara diferencia en la presencia de un marcador genético identificado entre los centenarios y la gente más joven. Su próximo objetivo, dice, es descubrir los efectos fisiológicos exactos de esta particular mutación.

Los investigadores que contribuyeron en esta trabajo en Italia fueron: Massimiliano Bonafe, Fabiola Olivieri, Giuseppe Passarino, Giovanna De Benedictis y Claudio Franceschi.

(c) 2002 Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Diseño Web PlenumWeb