Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Contactar con la SEMALAfiliarse a la SEMAL
Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad
Volver a la página principal
Información sobre la SEMAL
Divulgación sobre Longevidad
Información médica para profesionales

Congresos de la SEMAL

Agenda: Medicina Antienvejecimiento
Revista de la SEMAL
I Congreso de la SEMAL
Miembros de la SEMAL

Ver contenidos para profesionales

 

Información y noticias para profesionales de la Medicina

Estudios muestran que la exposición cotidiana a sucesos traumáticos que se transmiten por televisión puede aumentar el estrés

 

(31/03/2003) Desde hace más de una semana, la guerra en Irak viene siendo el sonido de fondo en la sala de estar de innumerables hogares.

Pero pese a que la exposición constante a las imágenes televisivas nos mantiene informados, también puede ser perjudicial para nuestra salud.

Varios estudios muestran que la exposición cotidiana a sucesos traumáticos que se transmiten por televisión puede aumentar el estrés o la depresión y hasta debilitar nuestro sistema inmunológico.

Los médicos creen que un consumo excesivo de información bélica antes de dormir hacer causar que un individuo se levante a comer en medio de la noche debido al estrés e interferir en nuestro sueño. Incluso los niños a los que no parece afectarles este tipo de sucesos pueden verse perjudicados simplemente por mantener la televisión encendida todo el día.

"Si comienzas a ver televisión a las 6 de la tarde y son las 8:30 y sientes que has estado en el campo de batalla, entonces tienes que apagarla", aconseja Joseph Piscatella, autor del libro Take a Load Off Your Heart, algo así como "Quítate un peso del corazón". "Ver demasiada televisión durante este tipo de acontecimientos puede ser un gran generador de estrés, y es tan poco saludable como pasarse dos horas comiendo sin parar o nunca hacer ejercicio".

(c) 2002 Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Diseño Web PlenumWeb