Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Contactar con la SEMALAfiliarse a la SEMAL
Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad
Volver a la página principal
Información sobre la SEMAL
Divulgación sobre Longevidad
Información médica para profesionales

Congresos de la SEMAL

Agenda: Medicina Antienvejecimiento
Revista de la SEMAL
I Congreso de la SEMAL
Miembros de la SEMAL

Ver contenidos para profesionales

 

Información y noticias para profesionales de la Medicina

El consumo habitual de ácidos grasos omega-3 reduce el riesgo de EA

 

(23/07/2003). - Diario Médico

El consumo semanal de ácidos grasos omega 3, presentes en el pescado, los frutos secos y los aliños de ensalada basados en aceite, puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer (EA) en los últimos años de la vida, según un estudio que aparece en el número de julio de Archives of Neurology.

 

Los autores parten de que las membranas de las células cerebrales contienen ácidos grasos poliinsaturados omega 3. Ensayos previos habían demostrado en animales de laboratorio que la alimentación enriquecida con estos n-3 proporcionaba una mejor función nerviosa y mejoraba la capacidad de aprendizaje y memoria.

El equipo de Martha Clare Morris, del Centro Médico Presbiteriano San Lucas, en Chicago, ha examinado por ello si el consumo de ácidos grasos n-3 reduciría el riesgo de EA en 815 habitantes de una comunidad del sur de Chicago de entre 65 y 94 años de edad que no presentaban la enfermedad al principio del análisis y que habían cumplimentado un cuestionario dietético 1,3 años antes de ser evaluados en busca de EA.

 

Riesgo inalterable

Un total de 131 pacientes desarrollaron EA durante los 3,9 años que duró el seguimiento. Los participantes que comían pescado al menos una vez a la semana tenían un riesgo un 60 por ciento menor de desarrollar EA comparado con aquéllos que rara vez, o nunca, lo comían. Asimismo, el consumo total de n-3 se asoció con una reducción en el riesgo de EA. Estas asociaciones se mantenían invariables después de ajustar el consumo en la dieta de otro tipo de grasas y de vitamina E.

"Los hallazgos de este trabajo, y algunas investigaciones previas, proporcionan una base para el estudio epidemiológico y clínico en profundidad de esta relación", han concluido los investigadores.

(Arch Neurol 2003; 60: 923-924).

 

 

(c) 2002 Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Diseño Web PlenumWeb