Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Contactar con la SEMALAfiliarse a la SEMAL
Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad
Volver a la página principal
Información sobre la SEMAL
Divulgación sobre Longevidad
Información médica para profesionales

Congresos de la SEMAL

Agenda: Medicina Antienvejecimiento
Revista de la SEMAL
I Congreso de la SEMAL
Miembros de la SEMAL

Ver contenidos para profesionales

 

Información y noticias para profesionales de la Medicina

El 27% de europeas bajo THS la mantienen más de una década

 

(16/07/2003). - Diario Médico

La terapia hormonal sustitutiva (THS) es motivo de grandes contradicciones; los que la aceptan (médicos y usuarias) se manifiestan muy satisfechos con sus resultados, y los que desconfían, son impermeables a sus ventajas.

 

Prueba de lo primero es que "el 84 por ciento de las mujeres que la han recibido confiesan un grado de satisfacción alto, y el 27 por ciento de las usuarias la mantiene durante más de diez años", subrayó ayer Santiago Palacios, presidente de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), durante la presentación de la primera encuesta sobre el Uso de THS en Europa, en la que han participado 8.000 mujeres (2.000 españolas), de entre 45 y 75 años de edad, de Alemania, España, Francia y Gran Bretaña.

Aunque las cifras de aceptación de la THS son muy positivas, "sólo el 21 por ciento de las europeas se adhiere a este tratamiento, a pesar de que el 40 por ciento sufren síntomas relacionados con la menopausia". Palacios llamó la atención sobre el dato de que "la cifra de seguidoras en nuestro país se reduce al 5 por ciento", lo que no es más que un reflejo de la cautela que existe en nuestra sociedad -incluidos también los médicos- sobre los tratamientos hormonales. De hecho, "en España se recurre menos a los anticonceptivos hormonales que en el resto de países de nuestro entorno".

 

Causa de abandono

El estudio, que se ha realizado entre los meses de febrero y abril de 2003, y que ha sido patrocinado por Schering, revela que la mayoría de las mujeres han iniciado la THS antes de los 52 años, fundamentalmente para aliviar los sofocos, mejorar el bienestar general y prevenir la osteoporosis. Pero las que la abandonan lo hacen porque mejoran los síntomas, por el temor al cáncer de mama y por el incremento de peso. Palacios cifró el riesgo de cáncer de mama en el 0,8 por ciento al año y del doble para obesidad, "inferiores al beneficio que confiere la terapia".

Insistió en que hay que individualizar las necesidades y la duración de la THS, y manifestó que "los datos que arrojan los estudios americanos no siempre son extrapolables a la población europea, que tiene sus propias características". Insistió en la necesidad de evaluar la THS a largo plazo en europeas que inicien el tratamiento en torno a los 50 años de edad.

 

 

(c) 2002 Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Diseño Web PlenumWeb