Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad Contactar con la SEMALAfiliarse a la SEMAL
Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad
Volver a la página principal
Información sobre la SEMAL
Divulgación sobre Longevidad
Información médica para profesionales

Congresos de la SEMAL

Agenda: Medicina Antienvejecimiento
Revista de la SEMAL
I Congreso de la SEMAL
Miembros de la SEMAL

Ver contenidos para profesionales

 

Información y noticias para profesionales de la Medicina

La hormona DHEA atenúa la hipertensión arterial pulmonar

 

(24/07/2003). - Diario Médico

La hormona dehidroepiandrosterona (DHEA), conocida por atenuar en algunos casos y no sin cierta polémica los efectos del envejecimiento, puede también paliar e incluso eliminar la hipertensión arterial pulmonar, según el descubrimiento del equipo de Etienne-Emile Baulieu, del Instituto de la Salud e Investigación Médica (Inserm), en Francia, que ha empleado un modelo murino de hipertensión pulmonar-hipóxica crónica.

 

El estudio francés, que se publica esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences , demuestra que los efectos de la DHEA, producida naturalmente por el organismo, son "formidables", según Baulieu. "Hasta ahora", destacó en declaraciones a France Soir, "no había ningún tratamiento contra la hipertensión arterial pulmonar, una enfermedad gravemente dañina para el funcionamiento del corazón, que afecta principalmente a las personas mayores pero también a los que respiran mal o a los fumadores". A su juicio, podrá utilizarse también si un paciente se queda sin oxígeno al ser anestesiado, pues actúa muy rápidamente.

 

Nivel de calcio

En el ensayo con ratas la administración oral de DHEA previno casi completamente la hipertensión pulmonar arterial y la hipertrofia ventricular. Y en las células musculares lisas, la hormona redujo el nivel de calcio intracelular. Su efecto parece involucrar al mecanismo estimulador dependiente del canal de potasio, a través de una vía de reducción-oxidación. Asimismo, también están relacionados los canales de potasio.

Baulieu, que comenzó a estudiar los efectos de la hormona hace tres décadas, ya había probado el año pasado que la DHEA retrasa el envejecimiento y tiene efectos benéficos sobre la piel, los huesos y los deseos sexuales de las personas mayores, sobre todo de las mujeres. Ahora, la vislumbra como muy atractiva para la hipertensión pulmonar, por su escasa toxicidad y su actividad sobre el sistema vascular, observada en algunos ensayos humanos a corto y largo plazo.

 

(PNAS 2003. Doi: 10.1073/pnas. 1633724100).

 

 

(c) 2002 Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad

Diseño Web PlenumWeb